Café Dalgona

#Bebidas 18 abril 2020

 también he sucumbido a los encantos del café Dalgona y es que, la verdad, su cremosidad es alucinante. Además la receta es sencillísima de recordar gracias a la regla  1  , 2  ,3 


Tengo que reconocer que soy una apasionada de un buen café bien hecho, sobre todo si es un expreso y lo del café soluble no me convencía mucho. Pero de tanto ver vuestras fotos en redes sociales, al final, también me he animado.


El resultado es simplemente sorprendente. No creía que se fuera a hacer tanta espuma y a quedar tan cremoso.


Lo mejor de todo es que se puede mezclar con la leche que más te guste, ya sea normal o vegetal. Y la puedes tomar tanto caliente, como fría o helada…¿te imaginas lo que vamos a disfrutar este verano?


Déjate sorprender por la cremosidad del café Dalgona.


Ingredientes10 g de café soluble (normal o descafeinado)20 g de agua a temperatura ambiente30 g de azúcar


Preparación


Ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos los 3 ingredientes en el vaso. Programamos 3 minutos, velocidad 3.


Comprobamos que la crema esté pegada al vaso. Si vemos que en el fondo del vaso queda algo de líquido podemos mezclarlo con la crema y programar 1 minuto, velocidad 3.he


Retiramos y con un cuchara la servimos formando remolinos.


¿Quieres saber más cosas sobre el café Dalgona?


Lo primero que tienes que saber del café Dalgona o café coreano es que es un capuccino invertido, es decir, en un capuccino normal se hace el café y después se termina con espuma de leche batida. En esta receta se hace al revés, poniendo la leche y después la espuma de café batido.


Normalmente se toma con leche. Y como te decía antes, puede ser leche caliente, del tiempo, fría e incluso helada. A la hora de tomarlo, se mezcla la crema con la leche y queda una bebida rica y espumosa.


No es el típico café que podrías tomar solo porque la crema, en sí misma, tiene un sabor muy fuerte y una consistencia demasiado densa.


Si está bien hecho, el café Dalgona no se baja…bueno, igual si lo dejas muchas horas acaba por perder su consistencia. Pero, a lo que me refiero, es que puedes hacerlo con antelación y reservarlo un par de horas hasta la hora de servir.


Eso sí, puedes usar el café soluble que quieras, ya sea normal o descafeinado. Con lo cual viene muy bien para la gente no quiera tomar cafeína.


El agua no hace falta que la calientes, ni que uses agua helada. Yo usé agua a temperatura ambiente y salió perfecta.